El Virgen Extra más sano

El aceite virgen extra Olivar de Segura, resulta excelente por su composición de ácidos grasos y su cantidad de antioxidantes naturales.

Su alto contenido en ácido oleico monoinsaturado y su elevado contenido en polifenoles*, lo convierten en el aceite más estable que existe, significando esto un mayor período de vida, una gran resistencia al enranciamiento y un excelente comportamiento frente al uso térmico en cocina.

Su alto contenido en Vitamina E y polifenoles, antioxidantes naturales, además son los responsables de los atributos de amargor y picor, tan característico de nuestros aceites picuales, son exactamente las propiedades que ejercen sobre nuestro organismo acciones tan beneficiosas para la salud como:

  • Disminuye el nivel de colesterol.
  • Protector cardiovascular natural.
  • Previene el envejecimiento, la muerte celular y mejora las expectativas de vida a muerte celular.
  • Bueno para la hipertensión, favorece el tratamiento de las enfermedades del corazón y del cáncer, además de estimular la vesícula biliar y la digestión (disminuyendo la acidez gástrica), regula el tránsito intestinal, reduce el estreñimiento, protege órganos internos como páncreas, hígado y vesícula.
  • Favorece la absorción de calcio y la mineralización, estimulando el crecimiento, además de tener un efecto protector y tónico sobre la piel y el cabello.

Recientemente el Estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) ha certificado que el consumo de una dieta mediterránea rica en aceites de oliva o en frutos secos evita el deterioro de la salud mental durante la vejez. 

Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona  recomienda el consumo de 50 mililitros de aceite de oliva virgen extra por su función antioxidante y antitumoral.
Han conseguido descifrar el mecanismo por el que el aceite de oliva virgen extra disminuye la afectación del cáncer de mama.
El aceite de oliva actúa disminuyendo la actividad del oncogen encargado de favorecer la proliferación sin control y de estimula el crecimiento del tumor. Para que los beneficios del aceite de oliva sean efectivos y duraderos, los investigadores recomiendan su consumo durante toda la vida y no en un breve espacio de tiempo, y elegir siempre aceites de oliva virgen extra de gran calidad. La recomendación fija en unos 50 mililitros por día el consumo de aceite de oliva virgen extra.

Una reciente investigación de PREDIMED (acrónico de 'Efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular') es la primera en demostrar que el consumo diario de este producto del olivo es una manera sencilla de evitar la destrucción ósea. Además, también evidencia que el oro líquido fomenta que el páncreas siga produciendo insulina, algo que, cuando falla, conlleva la aparición de diabetes.

Olivar de Segura - Cooperativa AndaluzaEl estudio PREDIMED se inició a finales de 2003 con 7.400 participantes. Su objetivo era conocer, mediante un gran ensayo clínico aleatorizado, si la dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva o con frutos secos, evitaba la aparición de problemas cardiovasculares en comparación con una dieta baja en grasas. Son ya varias las conclusiones que se han podido extraer de ese estudio, como su efecto sobre el colesterol o sobre el peso, pero todavía siguen saliendo a la luz nuevos datos como los que ahora publica la revista 'Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism' (JCEM).

"Aunque diferentes estudios experimentales ya habían relacionado en el laboratorio la ingesta de aceite de oliva con la prevención de osteoporosis, este es el primer estudio aleatorizado que demuestra que el aceite de oliva preserva el hueso, al menos eso es lo que nos dicen los datos de diferentes marcadores sanguíneos de formación de hueso, como la osteocalcina", explica a ELMUNDO.es (15/08/2012) José Manuel Fernández-Real, doctor del departamento de Diabetes, Endocrinología y Nutrición del Hospital Dr. Josep Trueta de Gerona y principal autor de este estudio. Según este especialista, el efecto del aceite podría ser similar al que tienen los fármacos contra la osteoporosis sobre esos mismos marcadores.